El “Zapato que crece” ofrece una solución asequible a largo plazo para todos los niños de los países en vías de desarrollo

213


Compartir

En ocasiones, el invento más simple puede cambiar la vida de millones de personas. Presentadas como “el zapato que crece”, estas sandalias, inventadas por Kenton Lee, permiten ajustar su talla. De este modo, los niños podrán ir adecuando el calzado en función del crecimiento de sus pies, a fin de llevar un calado adecuado. Las sandalias, que se distribuyen en dos tamaños -grande y pequeño-, puede aumentar su tamaño hasta 5 tallas, y son lo suficientemente resistentes como para durar al menos 5 años.

sandalias_tercer_mundo_3

Comentarios

comentarios